El pecado de la mente

EL PECADO DE LA MENTE

*La ley del pecado, ¿Quién es? Es el diablo. Por eso debemos servir con la mente a Dios. Y amortiguar los deseos de la carne, sino morimos.

*Rom. 7:25. Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro. Así que,  yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios, mas con la carne a la ley del pecado.

*Con la mente, todo hombre israelita debe servir a Dios. Como  preocuparse en tratar de cumplir la ley, lo que nos falta cumplir. Pero no hay eso en ustedes; más con la carne, al contrario sirven a la ley del pecado, quiere decir: al diablo, a la carne.

Rom. 8:5 porque los que son de la carne, piensan en las cosas de la carne; pero los que son del espíritu, en las cosas del espíritu.

Rom.8:6. Porque el ocuparse de la carne e muerte, pero el ocuparse del espíritu es vida y paz.

  • Rom.8:13. Porque si vivís conforme a la carne moriréis; mas si por el espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

La persona espiritual debe cumplir lo que dice: mortificar la carne, hacer morir las obras de la carne. Ya no tener confianza.

La persona espiritual, debe cumplir la ley de Dios preocuparse poco a poco, entrar en la corrección, pensar lo que falta cumplir de la ley de Dios. Porque siguiendo la intención de la carne: chismes, adulterios,  fornicaciones, quejas, iras, griterías, criterios, disensiones, etc. Estamos agradando al diablo. Se hacen enemigos de la ley de Dios.

* Ya no tener confianza en la carne, tener confianza en Dios. (Dt. 30:6, Filp. 3:3,) Dios prometió circuncidar con el espíritu santo para profetizar como dice: Hechos 2:16-18.

*Vemos pues, que la mente está totalmente enferma, porque no hay pensamiento bueno, mas no debemos ocuparnos a servir a la carne-diablo, que servir a Dios. Debemos ocupar nuestra mente tratando de aprender los textos, escudriñando las escrituras, meditando en los dichos del señor, pensar, esto me falta cumplir, esto voy a hacer, y esforzarse hacer lo bueno, a cumplir poco apoco.

* Para servir con la mente a Dios, es la preocupación del hombre, para poner por obra lo que falta cumplir, pero no hay eso, mas hay preocupación: que comeré, preocupación por la riqueza, la plata,…. Mas con la carne, quiere decir; que carnalmente vivimos, y asi  estamos contra Dios.  (Rom. 8:7)

* La mente debe ocuparse: en lo que falta establecer la ley, pensar lo que le falta cumplir (Rom. 8:31; Mt. 6:33)…..

Claro se preocupa y piensa el corazón para servir a Dios, pero no solo,  hay que pensar, sino cumplir lo bueno que pensamos hacer, esforzarse, pero si andamos carnalmente nos hacemos enemigos de Dios y porque no nos sujetamos, ni podemos cumplir.

Si andamos carnalmente como dice en Rom. 8:13…..moriremossi seguimos asi, viviendo conforme a la carne, moriremos.

¿Cómo se puede mortificar la intención de la carne?

Por ejemplo: la intención de la carne es ganar plata, andar peleando, en discusiones,  líos, en disgustos, eso  es intensión de la carne, tener ira, murmurar, quejarse, hablar mal de los hermanos, eso debemos dejar……… por ejemplo a la juventud, le gusta los deportes, eso es intención de la carne, son carnales, otros juegan naipes, juegos de azar, eso son placeres mundanos; israelitas ya no conviene, que jueguen futbol.

* Otro ejemplo de la intención de la carne es: comer un plato (potaje) dejar y comer otro plato, y otro así,  eso es  glotonería, por eso es difícil  amortiguar la intensión de la carne (el deseo humano, el gusto.)

* Por eso tratar de cambiar, pero si, trabajar como Dios ordena en la escritura; no por ser religiosos vamos a dejar de trabajar, pero ser activos, tanto materialmente como espiritualmente, ambas cosas, no dedicarse solo a lo material.

Aclaración: Prov. 28:20

El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones, pero el que se apresura  a  enriquecerse no quedara sin culpa.

*EL hombre de verdad, es el que guarda los mandamientos.

El que se apresura a enriquecerse, quiere decir: el que se preocupa por ganar plata, por eso Dios no da riqueza, nos esta probando; no hay que apurarse hacerse rico, con tal que no falte la comida, Dios no nos desamparará tener paciencia, porque muchas veces  los israelitas por las riquezas se desvían al mal y son presos en el dinero (las riquezas)

Lc.12:15. Mirad y guardaos de toda avaricia, porque la vida del hombre no consiste  en la abundancia de los bienes que posee.

1º Tim. 6:9. Porque los que quieren enriquecerse, caen en tentación y lazo y muchas codicias  dañosas y necias, que hunden a los hombres en destrucción y perdición.

1º Tim. 6:10. Porque el amor del dinero es la raíz de todos males: el cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

*Dios no quiere que sus fieles sean pobres, sino ricos materialmente y espiritualmente, pero esperar la voluntad de Dios, no apresurarse a enriquecerse, porque no quedaremos sin culpa, preocuparse primero en lo espiritual y el reto vendrá por añadidura. No estar pensando en la riqueza, Dios sabe cuando nos va dar, solo ser fieles y obedientes y apresurarse a entrar en corrección.

2º Cor. 9:11.Para que estéis enriquecidos en todo  para toda bondad, la cual obra por nosotros acción de gracias a Dios.

* Al ser enriquecidos, debemos ser bondadosos con todos,  no engreídos con la riqueza, ser dadivosos con los que no tienen, con la bendición de Dios  todo tiene no le falta nada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *